AMAR es la RAMA de la Vida.

Victoria Eugenia

Si leemos al revés la palabra AMAR, descubrimos RAMA.

Esta particularidad está a la vista, pero… ¿te habías dado cuenta antes?

Las palabras acogen misterios que pasamos por alto en muchas ocasiones, y otras nos surgen como por arte de magia sencilla y curiosa.

Conocer la esencia de este vocablo nos conduce a vivir más atentos, dado que siempre estamos viviendo desbordados por todo.

Amar es una forma de vida, con intención de sentirnos plenamente sinceros con nosotros mismos; y con las personas con las que convivimos dentro de nuestra rama más familiar.

Las neuronas están ramificadas y conducen impulsos eléctricos. Quizás estos sean más amorosos de lo que pensamos. Nuestro propio cerebro está colmado de ramas y a través de ellas amamos.

La pandemia que nos desborda ahora está volviéndonos, segundo a segundo, respiración tras respiración, más desconectados de nuestras propias esencias. Esto me impulsa a escribir sobre la rama del amar.

Quizás creas que es una ñoñería jugar con las palabras pero, lejos de esta percepción, se abren caminos que deben de retomarse y hacerse intrínsecos a la persona para ser más humanos, y no tan digitales.

Sentir las ramas, salir a la Naturaleza es algo que echo en falta. Es como si una parte de mi Amor se estuviera petrificando. ¿Te sucede lo mismo?

Metidos en casa, en contacto con pantallas constantemente donde las imágenes surgen a cientos y no recordamos ni 10 al final del día, la energía más pura queda difuminada en unos cuantos clics y mensajes de texto o voz, que inundan la mente de cordialidad digital; entendida cada vez más como una presencia diaria que debe ser parte del futuro.

Llegarán los hologramas y los abrazos serán disfrutados como chispas de luz, pero… ¿qué sucederá con el intercambio real de energías, de los magnetismos naturales que caracterizan a todo ser?

Se nos niega el contacto próximo por motivos de salud y es muy comprensible, nuestras vidas están en riesgo, pero no por ello debemos de descuidar lo más importante: AMAR.

Vivimos unos momentos muy duros, fríos y alejados de la calidez que caracteriza a la humanidad. Esperemos poder superar esta pandemia, para recuperar el amar y subirnos por la rama más vital que conocemos.

La RAMA más importante que existe en toda materia es AMAR.