Cuanto más leo, más escribo.

Al aumentar el tiempo y las fuentes de lectura, la inspiración para escribir aumenta; propiciando una diversidad más allá de temáticas al uso.

¿Te sucede lo mismo a ti?

Hasta las personas que solo se reconocen así mismas como lectoras devora libros, son escritoras en potencia que, quizás, se animen a narrar sus aventuras lectoras en el momento más insospechado y de la forma más elocuente y creativa.

La tentación de la escritura y el sano vicio de escribir producen, muchas veces, más ganas de leer.

Quizás nos encontramos ante una especie de círculo vicioso, en donde la gracia está en alimentarse de palabras. Palabras sanas y naturales que proyectan nuestro futuro, rememoran nuestro pasado y marcan nuestro presente.

Toda nuestra vida pasa por nuestra mente y por nuestras manos, en cierto modo.

Adoro escribir, más que leer, quizás sea porque me gusta palpar la intensidad de cada palabra; además de pensarla. Busco connotaciones, significados, términos afines y dispares, en cada frase. También invento palabras fusionando el manjar que nos proporcionan las letras.

Si compartes conmigo la afición por la escritura y la lectura, tenemos un vínculo común que nos une en la eternidad de los sueños que pueden leerse.

Como indica mi lema favorito: Si puede escribirse, seguro que puede hacerse ?

Encontrar el modo de hacer realidad un sueño pasa por varios procesos, y uno de ellos es escribirlo en el papel, en la pantalla, hasta que se plasma sobre las arrugas de nuestra piel. En cierto modo, todo lo que se experimenta con la escritura se vive, se materializa y se hace realidad en nosotros.

Confeccionar textos a medida, a tu medida, y a la medida de quienes tú quieres, es algo fantástico; una proyección de lo mucho que se puede hacer por el sencillo y magnífico motivo de compartirlo.

Escribo al aire, escribo al aire por ti y para ti.

Muchas gracias por leerme, que es sentirme.

Misión Emprender: 70 Hábitos para alcazar el éxito.

Para alcanzar una meta es necesario adquirir ciertos hábitos y «MISIÓN EMPRENDER» nos indica, ni más ni menos, que 70 para ser un emprendedor de éxito.

Escrito por Sergio Fernández y Raimon Samsó, se convierte en un compañero de ruta a tener en cuenta.

Su 1ª edición fue en mayo de 2017 con el Grupo Editorial Penguin Random House S.A.U.

Este libro está lleno de contenidos prácticos, dispuesto en 7 partes por las que ir avanzando desde dentro, del interior de tu ser, hacia afuera en relación con las experiencias que vas a vivir a la hora de avanzar en tus emprendimientos.

Este hallazgo llegó a mí en forma de regalo y se convierte en un reto para practicarlo a diario.

Si te sientes desorientado a veces y con falta de referencias para mejorar como emprendedor se convierte en una gran ayuda que, capítulo a capítulo, puede perfilar tu vida; adquiriendo hábitos de enfoque profesional, actitud emocional y física adecuadas, y sobre todo se vuelve un referente como libro de consulta para emprender con buenas bases.

Adquirir buenos hábitos facilita el alcanzar el éxito. 

Apto para ti: Lectura Creativa.

Todos somos parte de lo que puede llamarse “creación esférica”, dado que vivimos sobre una esfera. Además, contribuimos a crear dentro de ella en mayor o menor medida.

Ahora, llega el momento en el que te recomiendo “una lectura cuadrada” para tenerla como punto de fuga artístico, de diseño y creativo.

En sus más de 215 mini-páginas hallé lo mejor que he leído por el momento sobre como empezar y re-ilusionarse con lo que se hace en las labores de cada cual.

“APRENDER A PROMOCIONAR TU TRABAJO. 10 RECURSOS PARA ARTISTAS, DISEÑADORES Y CREATIVOS”.

Editorial: GG. Gustavo Gili, S.L. Barcelona 2016.

El ejemplar que aquí veis es gracias a su Autor: AUSTIN KLEON.

¿Por qué lo recomiendo?

Porque en un rato de lectura te cambia la vida, sobre todo en el enfoque profesional.

Descubrir las pautas para aprender a promocionar tu trabajo es tu elección. Lo que sí voy a indicarte es que todos, seamos o no especialistas en Arte, Diseño y Creatividad, podemos oxigenarnos y sacar motivación y conclusiones muy sencillas; a la par que “productivas” para desarrollar nuestras ideas a la hora de cómo mostrar nuestras labores.

“Te aseguro que lo bueno y simple con constancia, obra maravillas”.

Su sencillez hace que todos podamos entenderlo y además tiene unas ilustraciones muy peculiares que lo hacen muy ameno y gráfico para aprender con ello, y sobre ello. Su interior está en tonos grises, blanco y negro; ¡y no doy más pistas! Porque su contenido tienes que descubrirlo tú si sientes curiosidad al respecto y crees en mi consejo que, de cierta manera, trata de ayudarte como me ha ayudado a mí su lectura a nivel profesional y personal.

Cuando lo leí, no podía parar, y tomaba notas disfrutando el tacto de su formato y su forma de ser tan clarita y amena. Ya, ya, sé que estoy escribiendo sobre un libro, pero con mucha personalidad y dispuesto a hacer de ti la persona que deseas ser de verdad.

¡Hasta la próxima recomendación de lectura!

Gracias.