Díselo a mano: Cartas con mensajes caracterizados.

Se acercan fechas muy especiales y el mundo digital pone todo fácil, pero…

¿qué tal si este año felicitas a mano?

Te propongo una aventura palpable, llena de encantos y que seguro va a permanecer junto a las personas que más quieres en todo momento.

Escribir es un arte que aprendemos a través de la caligrafía desde niños y compartirlo se convierte en un grato recuerdo, que perdura cuando se hace sobre el delicado papel en forma de felicitación.

Si te animas a tocar tus emociones para compartirlas, a adquirir un sello, un sobre y una hoja de papel, ya estás en camino para que abracen tu carta.

En ocasiones muy especiales a veces uno no sabe por dónde empezar, pero la emoción de amor fluye y está presente.

¿Qué tal empezar con un “Te quiero”? Así, con la máxima expresión de amor desde el principio.

Hazlo sin pensarlo demasiado. Sentir es instantáneo y si esta emoción está presente… adelante, es tu momento de compartirla.

No te va a temblar el pulso si dejas que tu mano se deslice sobre el papel con todo tu cariño.

Puedes seguir con un “por”:

Te quiero por todo lo que significas para mí.

Te quiero por dar amplio sentido a mi vida.

Te quiero por ser como eres.

Una frase, unas líneas de tu puño y letra lo significan todo.

Las modas vienen y van, pero lo bueno siempre perdura a nuestro lado porque elegimos cada vez más dentro de todas las posibilidades que conocemos a la hora de expresarnos.

Haz que tu emoción se vuelva pasión con tacto.

Envía tu carta impregnada de tu perfume favorito si lo deseas.

Tu presencia siempre cuenta algo de ti a través de todos los sentidos.

Crea el más delicado momento para tus seres queridos con toda tu personalidad y permanece siempre a su lado, porque tú lo has hecho posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombre *
Correo electrónico *
Web

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.