Se dice que una imagen vale más que mil palabras…

Y yo añado, que mil palabras crean infinitas imágenes mentales.

Estamos acostumbrados a visualizar casi todo, a obtener información gracias a lo que vemos. Sin embargo, más allá de la realidad visual tan palpable, se encuentran las connotaciones de cada una de las palabras que utilizamos al expresarnos.

La semántica del lenguaje es fuente de conocimiento de lo que no se ve.

Lo que no se ve es FANTASÍA. Esta fantástica esencia que nos hace crear mentalmente paisajes irreales que, a través del uso del lenguaje tanto verbal como escrito, nos hace explorar nuevos mundos.

Dentro de las definiciones sobre esta acogedora palabra se encuentra la siguiente: “Grado superior de la imaginación; la imaginación en cuanto inventa o produce”. RAE.

Todos tenemos la capacidad de imaginar, de fantasear, por lo que todos somos en cierto modo productores de fantasías que pueden plasmarse y llegar a ser una realidad a través de las Artes y las Ciencias.

Cada persona es libre de imaginar y de recrearse en sus propias fantasías. Es más, puede llegar a compartirlas, a su gusto, a través de las palabras.

La imaginación no tiene límites y dentro de lo fantástico se encuentra el elixir mental vital de toda existencia.

Fantasía: elixir mental vital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.