El poder de los pensamientos va asociado al poder de la palabra, expresándonos con total plenitud.

Cuando nos comunicamos nos movemos, o tal vez permanecemos estáticos. Se esté como se esté, estamos comunicando con nuestra posición del cuerpo. Esta forma de comunicarnos mediante el lenguaje corporal que adoptamos transmite el 55% de nuestro mensaje; según los estudios de Albert Mehrabian.

Al pronunciar y entonar las palabras de forma sonora, también estamos comunicando, en un potente 38% del impacto total del mensaje. La voz juega un papel muy importante y complementa al lenguaje corporal.

Con todo este vaivén de movimiento físico y sonoro, llegamos a la expresión escrita, al texto puro, a la gráfica y semántica de las palabras que, sorprendentemente, sólo aporta un 7% de la información sobre lo que comunicamos.

Podemos decir que las ideas en mente nos hacen movernos y que en ocasiones ¡podemos escribir cantando y bailando palabras! Es una forma de expresar que para que una comunicación sea plena, deben emplearse adecuadamente sus 3 formas: corporal, auditiva y textual.

Cuando leemos estamos en movimiento mental.

Ahora sabemos mucho mejor como expresarnos para llegar a ser 100% comunicativos. Con estos 3 ingredientes somos más conscientes de que comunicar es un Arte que combina diferentes potenciales. A la hora de escribir textos a medida debemos impulsar el 7% de todo el peso de la Comunicación, afinar e impactar, para que tras ello se abra la entrada a la mente del lector.

Los textos son ideas en movimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.