Cada estación del año tiene sus efectos en la cadencia de la existencia humana.

Con el otoño, algo de nosotros parece tornarse mustio y seco; las hojas caen, las palabras saben a poco… sin embargo, el poderoso viento borra para siempre las nostalgias de este sentir.

Siéntete romántico, abrigado y aterciopelado por las caricias de estas emociones que afloran en forma de esperanza huracanada.

¿Astenia otoñal? ¡Eso no es para mí!

El verano nos ha refrescado y renovado las energías, todo se ha vuelto más vital para que, ahora, volvamos a valorar que; todo lo que florece se marchita con la misma elegancia.

Del otoño se aprende mucho. Se aprende a respirar profundo y a volar al son de los vientos que vienen y van, en esta estación del año en la que todo se vuelve posible.

Da la bienvenida a contemplar los tonos grises del cielo, los marrones de las hojas al posarse por todas partes; esto nos enseña que tras las oscuridades también hay belleza; porque quien valora la vida, valora todo en ella; los momentos de esplendor y los momentos de decaimiento sereno, y paulatino, para reinventarse cada día.

¿”Otoñeamos”? ?

Reinvéntate un otoño diferente. Hazlo a tu gusto y a medida de tus expectativas, dejándote llevar por la inspiración a cada paso.

En esta estación de entretiempo, lo mejor que puedes hacer es aprovechar tu tiempo.

Mensajes de otoño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.