Para vender bien, con calidad y a buen precio, es necesario conectar con el cliente; con su sentir emocional.

Existen diversas actitudes de compra, donde ya no prima tanto la actitud racional que ve lógico, o no, adquirir un servicio o producto. Ahora más que nunca, las emociones son las que motivan el consumo dado que tenemos de casi todo, casi todo el tiempo. La actitud emocional marca la diferencia en todos los sentidos.

Hilando palabras para formar frases, creamos el cesto para la siembra; en este mes de septiembre que resulta motivador.

Sembrando las frases adecuadas, florecerán las emociones que deseamos poner en juego; dentro del campo de las necesidades básicas o dinámicas que se pueden adquirir bajo unas condiciones óptimas.

Al igual que sucede con el clima, que es impredecible muchas veces, debemos estar preparados para tiempos de tormenta o cálido y plácido Sol.

Tener 2 enfoques para expresarnos siempre viene bien:

Cuando la situación tiene buen aspecto, el enfoque de optimismo rebosa y se manifiesta; por lo que la venta suele ser fluida. En el caso contrario, situándonos en el peor panorama posible, deberemos impulsar las ventas haciendo uso de un enfoque de mejora. Es decir, para que la situación mejore, detectamos aquellas PALABRAS que sacan de su estado negativo al cliente, para conducirlo suavemente a un nivel emocional cada vez más positivo.

¿Cómo?

Supongamos que vendemos FLORES. Éstas pueden ser para un festejo (enfoque optimista) o para un funeral (enfoque de mejora).
Nos hacemos a la idea de que es muy evidente que, en el primer caso, la venta es casi instantánea y se refuerza con ahínco para dar el valor que se merecen las flores ante tanta alegría.
En la segunda situación, la venta también es instantánea, pero debemos de saber envolverla con la vitalidad que aportan las flores a una persona en estado de duelo.

¿Cómo traducimos esto en frases que siembran?
Podemos emplear 1 breve o extensa frase, que sea clara, directa y llena de emoción, o 2 frases si se sirven de apoyo para contar algo más; pero siempre, debemos tener presente ensalzar nuestra aportación emocional al servicio o producto.

1ª situación: Corona de flores para cumpleaños.
Un año más florece para ti”.
Entre flores, tu aniversario nos inspira el perfume de tu alegría en este día. Elige qué flor de tu corona es la que más te gusta y pídele un deseo… todos los demás deseos déjalos en nuestras manos”.

2ª situación: Corona de flores por defunción.
Corona el amor de la vida”.
El lazo que une la vida, se trenza con los aromas de esta corona floral, símbolo de tu amor. La esencia de la vida siempre permanece unida a quien amamos”.

Estas frases comerciales, te han hecho sentir.
Te has puesto en las situaciones, y ahora, estás abierto a escuchar más.

Recuerda: Un mensaje puede marcarte de por vida.
Dales vida a tus frases y llegarás a emocionarte con tus clientes. Las emociones compartidas generan confianza y ganas de saber qué más podemos ofrecer.

Sembrando buenas frases florecen emociones que conquistan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.