Y el Lenguaje nos ayudó a Sobrevivir.

Victoria Eugenia

Gracias a la comunicación nos relacionamos y logramos interpretar e intercambiar emociones, además de servicios y productos.

La faceta de comunicar era afín y común a todos, pero ahora, toma más énfasis ante la pandemia del COVID19.

¿Por qué nuestro lenguaje ha mutado?

En mayor o menor  medida, a la par que muta el virus, nuestra forma de expresar necesidades vitales se ha vuelto mucho más patente e interiorizada.

Los mensajes que emitimos son una incógnita para los receptores, porque nadie se atreve a avecinar las respuestas sobre lo peor o mejor que pueda sucedernos.

Las conversaciones se han vuelto más profundas en fondo y forma, en busca de soluciones acertadas a corto plazo.

La distancia entre personas (2 metros) se vuelve más corta gracias al Lenguaje cercano y ameno.

Ahora hablamos más, y eso que llebamos máscarillas puestas. Se establece un acto de necesidad en cada comunicación. Nos estamos acostumbrando a superar las barreras de los silencios; que antes pasaban desapercibidas y ahora se vuelven más patentes.

Al fin y al cabo, es como volver a ser un bebé que se comunica a su modo, un modo nuevo, pero que no deja de ser único y vital; para lograr los objetivos que nos proponemos día a día.

Las palabras nos ayudan a sobrevivir en toda circunstancia, y unidas a los gestos, logramos una forma de comunicar más paradójica, pero más precisa.